La Reunión General de los Domingos inicia a las 10:30 am

martes, 17 de abril de 2018

Cantos Desde Lo Profundo...21

Puedes reconocer la existencia de Dios?

Puedes recordar desde cuando?

Puedes darte cuenta al abrir los ojos que Dios reina desde Su Trono?

Puedes apreciar que estas aún ocupando el cuerpo que te dio para vivir en esta tierra?

Has apreciado que tu cuerpo es la más perfecta maquina que existe en el universo entero y que tu mente la computadora que ni siquiera Steve Jobs logro alcanzar?

Puedes admirarte al ver el sol, la luna y las estrellas que parecen inamovibles y lejanas?

Te has dado cuenta cuan admirable es la obra magna que el Creador más Grande y Perfecto ha hecho?

Puedes salir por un momento del
mundo virtual, que el engaño de este mundo ha creado en tu complejo y maravilloso cerebro, para que puedas preguntarte lo mismo que se preguntó David cuando escribió estas palabras?

"Cuando miro el cielo de noche y veo la obra de tus dedos —la luna y las estrellas que pusiste en su lugar—, me pregunto: 

¿qué son los simples mortales para que pienses en ellos, los seres humanos para que de ellos te ocupes?"

Somos la obra magna, lo más grande complejo y hermoso, Corona de Su Creación!

Si, totalmente cierto!

Lee los dos primeros capítulos de la Biblia, Su Palabra te confirmara que Dios dejo la creación del hombre y la mujer hasta el último día de la creación de todas las cosas creadas!

Y además todo lo hizo por medio de Su Palabra: solo dijo "Hágase la Luz y... la luz existió y rompió las tinieblas!

Pero cuando creó al hombre no fue así, sino que El Padre, el Hijo y El Espíritu Santo, las tres Personas, Un Solo Dios, dijeron en El primer capítulo de la Biblia:

 "Hagamos al hombre a nuestra semejanza... varón y mujer nos creo! 

Está escrito en los versículos 26 y 27 del primer capítulo de Su Palabra; y no solo eso sino que además nos creo... A Su Imagen y Semejanza! 

Nada ni a nadie hizo así!

Y en ese mismo pasaje nos señala que fuimos creados para tener autoridad sobre toda Su Creación!

Pero...

Nos olvidamos de nuestro Creador cuando escuchamos al padre de la mentira y seguimos sus caminos:

Creímos que podíamos ser tan grande como Dios!

Creímos poder gobernar todo sin Su gobierno sobre nuestras vidas!

Creímos poder brillar con nuestra propia gloria y lo único que hicimos fue deteriorar Su Imagen y Semejanza con nuestro pecado de rebelión contra nuestro Creador!

Creímos que no pagaríamos las consecuencias y la mayoría de los 
seres humanos creados siguen pensando lo mismo:  

Creen la mentira de tener su vida en control, cuando ni siquiera pueden producir un solo latido de su corazón!

Creen la mentira de poder vivir sin Dios gobernando a sus familias cuando ni siquiera pueden gobernar sus propios cuerpos ni pensamientos!

Creen la mentira de poder ver,  cuando no tienen la Luz que ilumine sus caminos para que puedan darse cuenta de lo extraviados que andan dando vueltas en el desierto de la vida!

Creen la mentira del padre de las mentiras, sin darse cuenta que están en esclavitud a el, al pensamiento del mundo perdido y a los deseos engañosos de su propio corazón!

Un bebe muestra exactamente lo que Dios pide de cada uno de nosotros: el ser humano, la "creación más perfecta de todo el universo" totalmente en dependencia de Su Padre: de sus alimentos, atenciones y cuidados. 

En una relación y dependencia que no puede haber otra más íntima excepto la del matrimonio!

Así llegó Jesucristo a la tierra: el Hijo de Dios en forma de hombre. Semejante al hombre pero no igual porque desde que nació:

Tuvo la dependencia y obediencia total con Su Padre celestial!

Fue tentado en todo pero no peco sino que por cuanto sufrió, aprendió humanamente la obediencia y sometimiento total!

Aprovecho cada uno de los treinta y tres años que vivió en la tierra para mostrar al mundo la Presencia de Dios en El: Su Gloria!

En Su Vida, con Sus Maravillas, Prodigios y Milagros; con Su Poder, Su Sabiduría, Humildad y Amor! 

Con Su Sacrificio voluntario y muerte cruel en aquella Cruz tomando nuestro lugar como el Cordero de Dios que vino a pagar por nuestros pecados y recibir la Justa Ira de un Dios Santo!

Con Su Resurrección y aparición a más de quinientos testigos que lo vieron y escucharon!

Cuando fue levantado al cielo y anunció Su segunda venida y ascendió y fue llevado a Su Trono y coronado en Majestad y es Señor de toda la Tierra!

Puedes Verlo por Fe?

Puedes ver tu necesidad de Su Misericordia y perdón?

Cree en Jesucristo, reconoce tu maldad y, en arrepentimiento serás salvo de la ira venidera y lo mejor de todo:

El té hace nacer de nuevo a una vida de Verdad y en Abundancia! 

Aleluya! El Vive y Reina en Majestad!

El viene pronto y juzgará la tierra!

Escrito está en Su Palabra:

«Oh SEÑOR, Señor nuestro, ¡tu Majestuoso Nombre llena la tierra! 

Tu gloria es más alta que los cielos. 

A los niños y a los bebés les has enseñado a hablar de tu fuerza, así silencias a tus enemigos y a todos los que se te oponen. 

Cuando miro el cielo de noche y veo la obra de tus dedos —la luna y las estrellas que pusiste en su lugar—, me pregunto: 

¿qué son los simples mortales para que pienses en ellos, los seres humanos para que de ellos te ocupes?»

Salmos 8:1-4 NTV

Amen!


En Su Servicio Solo Por Gracia
Roberto Perales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

por favor escribe comentarios que EDIFIQUEN