La Reunión General de los Domingos inicia a las 10:30 am

jueves, 1 de febrero de 2018

Encontrándonos en Eclesiastés...6

Qué fácil es estar equivocado!

Qué fácil es convencerse a uno mismo de que es verdad lo que claramente para otros es mentira!

Qué fácil es creer en que nosotros somos buenos y justos cuando nos comparamos con los demás!

Qué fácil es vivir como si nunca fuésemos a morir!

Qué fácil es tener fe en la fe, fe en el hombre, fe en el dinero, fe en la fama, fe en los ídolos, fe en la familia pero imposible tener fe en Dios a menos que a Él le plazca concederla!

Qué fácil es admirar al hombre, seguir al hombre, imitar al hombre, adorar al hombre y someternos al hombre menos a Dios!

Qué fácil es creer que creemos en Dios!

Y...

Donde está el temor de Dios en nuestras vidas?

Donde está la conciencia de que estamos delante de Él día y noche en nuestra conducta, palabras o pensamientos?

Donde estamos caminando rumbo s la eternidad en esta vida pasajera y volátil como el viento de las cosas de la vida que no podemos retener?

Donde está nuestra conciencia de que podemos cambiar a los demás cuando no podemos con nosotros mismos?

Donde están las cosas de ayer que se presentan como novedades el día de hoy porque las cosas de ayer vuelven hoy y los ciclos de vida del hombre son repetitivos en este mundo porque así lo decidió el Creador!

Gracias a Dios que no hemos sido
Destruidos!

Gracias a Dios que El es paciente esperando que hasta el último de los suyos se arrepienta de su necedad y se vuelva a El!

Gracias a Dios que ningún sacrificio es agradable a El por encima del Único y y Definitivo sacrificio hecho delante de Él por Su Único Hijo Jesus por nuestros pecados y rebeldía delante de Su Santidad; una vez y para siempre!

Todo lo que Dios hace es definitivo!

Dios quiere y da el temor reverente
para que el hombre tenga Vida en Su Hijo y por Su Hijo Jesucristo!
 
Y es . . . para siempre!


Escrito está en Su Palabra: 

«También sé que todo lo que Dios hace es definitivo. 

No se le puede agregar ni quitar nada. 

El propósito de Dios es que el ser humano le tema. 

Los sucesos del presente ya ocurrieron en el pasado, y lo que sucederá en el futuro ya ocurrió antes, porque Dios hace que las mismas cosas se repitan una y otra vez.»

Eclesiastés 3:14-15 NTV

En Su Servicio Solo Por Gracia
Roberto Perales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

por favor escribe comentarios que EDIFIQUEN