La Reunión General de los Domingos inicia a las 10:30 am

jueves, 22 de febrero de 2018

Encontrándonos en Eclesiastés...23

Pensar en tener una familia es bueno...

Pensar en comprar un carro o una casa es bueno...

Pensar en obtener un título profesional es bueno...

Pensar deriva de anhelos escondidos que empiezan a manifestarse en diferentes tiempos  en esta vida bajo el sol...
 
Los anhelos se convierten en deseos cada vez más intensos por obtener una u otra cosa... buena...

Pero todo conlleva un proceso: planear, valorar el costo, analizar la capacidad real para lograrlo, valorar el tiempo que tomara realizarlo...

En este mundo bajo el sol, la sociedad nos grita que merecemos el mejor carro, la mejor ropa, la mejor casa, el mejor esposo o esposa, el mejor salario, y sigue alimentando nuestros propios deseos profundos hasta hacernos caer en un estado de desesperación y entonces empieza    nuestro descenso por el tobogán de la vida...

No tenemos el dinero suficiente para la educación de nuestros hijos    pero si conocemos casas de préstamo o bancos que nos otorguen un crédito a nuestra medida de incapacidad...

Si buscamos tener lo mejor gastando lo que no tenemos y empeñando no sólo nuestras pocas propiedades  sino también nuestras vidas con tal de obtener una satisfacción a nuestra ambición personal que ciega nuestro entendimiento...

Y buscamos los caminos cortos para nosotros porque no conocemos la paciencia ni estamos dispuestos a desarrollarla:  sexo antes de compromiso, abortos antes que pañales, ira antes de comprensión, copiar en exámenes en vez de estudiar tenaz y pacientemente, préstamos rápidos en vez de ahorrar, orgasmos en vez de intimidad, divorcios y nuevas relaciones en vez de crecer juntos para conocer el verdadero amor con paciencia y perseverancia...

La presunción y orgullo del reloj nuevo, el título nuevo, la pareja nueva, el carro nuevo, la casa nueva y todo aquello que pueda hacer crecer más nuestro ego a costa de perder nuestra estabilidad financiera, intelectual, emocional, matrimonial, física y espiritual...

Y fácilmente nuestra sabiduría se vuelve insensatez, nuestra paz en ansiedad, nuestras noches en desvelos y lastimamos a los que decimos amar más... porque con hechos demostramos que nos amamos más a nosotros mismos... aún a costa de los demás...

Y entonces se acuerda uno de aquellos tiempos de paz y armonía en aquella pequeña casa, con escasos recursos, con un solo televisor y paseos en un carrito usado... y añora tiempos pasados como mejores ... la frustración se añade a los resultados del orgullo e insensatez y se sigue con dolor en esta vida bajo el sol...

Jesucristo fue llamado y reconocido como maestro por todos los religiosos de la época en que vivió: fariseos, escribas y saduceos.

Jesus había dejado toda Su Gloria arriba del sol, Su Grandeza y Majestad de Rey para venir a este mundo bajo el sol viviendo como un humilde siervo...

Jesus enseño de tal manera que podemos resumir así: el que no es capaz de perderlo todo por causa de mi, no puede ser mi discípulo...

Aquel que no hace menos importante a su padre y madre, hijo e hija, esposo o esposa, por causa de mi, no puede ser mi discípulo...

Aquel que no se pone a meditar todo el tiempo y todo el costo que necesita para seguir mi caminar y aprender de mí, no puede ser mi discípulo...

Porque... de qué le sirve al hombre ganar todas las riquezas y la fama  del mundo si pierde en el camino su alma?

"Niégate a ti mismo, toma tu Cruz cada día y sígueme...porque todo el que quiera ganar su vida la perderá pero todo aquel que la pierda por causa de mi, la ganara para vida eterna".

El principio de la sabiduría es el temor de Dios y solo los entendidos la encuentran en arrepentimiento de sus pecados y fe en la obra completa de nuestro Dios, Señor y Salvador Jesucristo...  
Quien vino a salvar lo que se había perdido, nosotros, por medio de la entrega de Su propia Vida en aquella Cruz para salvarnos de la ira de Dios y muerte eterna en el infierno!

Cuan grande Amor!

Cuan grande Sabiduría!

Y esto no lo compra el dinero!

Ven a Cristo hoy y vive con el gozo de tu salvación y Promesa de Vida en abundancia en este lado bajo el sol y Vida eterna en el mundo venidero!


Escrito esta en Su Palabra:

«Vale más terminar algo que empezarlo. 

Vale más la paciencia que el orgullo. 

Controla tu carácter, porque el enojo es el distintivo de los necios. 

No añores «viejos tiempos»; no es nada sabio. 

La sabiduría es aún mejor cuando uno tiene dinero; ambas cosas son de beneficio a lo largo de la vida. 

La sabiduría y el dinero abren casi todas las puertas, pero solo la sabiduría puede salvarte la vida.»

Eclesiastés 7:8-12 NTV


En Su Servicio Solo Por Gracia
Roberto Perales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

por favor escribe comentarios que EDIFIQUEN