La Reunión General de los Domingos inicia a las 10:30 am

jueves, 14 de diciembre de 2017

El Discípulo Siempre Aprendiendo

Gracias a Dios tenemos toda una vida con escaso tiempo para aprender!

Aprendemos en la casa nuestras primeras palabras y primeros pasos.

Aprendemos de nuestros padres las elementales normas morales de interacción familiar.

Aprendemos de nuestros padres que el universo no gira alrededor de nosotros y nuestro ego sino que formamos  parte de una familia y está dentro de una sociedad que vive en un mundo ya habitado por millones.

Aprendemos a dar y a no retener.

Aprendemos a ver a los demás y considerar que son iguales a nosotros.

Aprendemos la necesidad de aprender a caminar bien hablar bien, pensar bien, hacer bien, y entonces vamos a la escuela con gusto.

Aprendemos la importancia del conocimiento y la recompensa que conlleva el atesorarlo durante nuestro paso por las aulas.

Aprendemos no sólo de nuestros padres y maestros sino del cartero, del panadero, del servidor público, del  comentarista de la televisión, de los artistas de la radio y tV, de la Internet y del periódico, de cada ser humano que camina como nosotros en su paso por la vida rumbo a la eternidad.

Aprendemos que la vida como la hemos estado conociendo termina un día, primero tenemos el conocimiento teórico porque lo escuchamos pero luego el practico cuando vamos a nuestro primer funeral.

Aprendemos de la vida que desconocemos, escuchamos de ella pero no la tomamos en cuenta: la vida eterna.

Aprendemos que necesitamos conocerla y sin embargo postergamos nuestra búsqueda de la Verdad de ella porque resulta que todo lo que hay en el mundo: los deseos de los ojos, los deseos del nuestras concupiscencias y la vanagloria de la vida resultan demasiado atractivas para soltarlas  sin reconocer que un día todo eso desaparecerá. Y nosotros no. 

Seguiremos nuestro peregrinar y llegaremos a nuestro destino donde viviremos y nos gozaremos en la Vida Perfecta, sin dolor, sin lagrimas, sin enfermedades pero más aún, sin la oportunidad de pecar y fallar y esto, eternamente o moriremos y sufriremos  eternamente en la más densa oscuridad y el más terrible de los dolores y sufrimiento que jamás imaginamos ni conocimos.

Sigamos aprendiendo mientras queda tiempo.

Aprendamos del Perfecto Maestro que enseñó a Sus discípulos, el Perfecto Hijo que obedeció a Su Perfecto Padre en Su Perfecto Plan. 

Él sabía que tenía  que dejar la Vida Perfecta y toda Su Gloria para venir al mundo que estaba en desorden, en desobediencia, en sufrimiento, en caos y bajo el control total del príncipe de este mundo.

Tenía que venir y habitar en un traje de carne humana, en semejanza de hombre imperfecto y pecador pero siendo El totalmente Perfecto.

Su misión era salvar lo que se había perdido, deshacer las obras del príncipe de este mundo, llamado también príncipe de la potestad del aire o diablo o satanas y libertar a los que se hallaban en prisiones de muerte.

El Hijo Perfecto obedeció perfectamente a Su Padre Perfecto. 

Habiendo estado con El por toda la eternidad, siendo Uno con El, se sometió porque conocía el Amor Perfecto: Dios es Amor.
Porque de tal manera amó Dios al mundo que envió a Su Único Hijo para que todo Aquel que CREA en EL no se pierda sino que tenga Vida Eterna, porque Jesucristo vino al mundo no para condenarlo sino para que fuera salvo por medio de El.

Aprendamos del Hijo perfecto Quien no considero el ser Dios como algo a que aferrarse sino que se despojó de Si Mismo tomando forma de Siervo. Y estando como Hombre se humillo hasta la muerte y muerte de Cruz. Por eso Su Padre lo exaltó hasta lo más alto y le dio el Nombre que es sobre todo Nombre para que toda rodilla se doble al final de los tiempos y declare que JESUCRISTO es el SEÑOR e todo lo existente!

Aprendamos del Hijo Perfecto la obediencia.

Aprendamos del Amor Perfecto el verdadero amor.

Aprendamos de Aquel que todo se entregó voluntariamente a entregarnos verdaderamente.

Aprendamos del Maestro y seamos discípulos de Jesús.
Él es el Maestro y La Biblia el Libro de texto y el Manual del Fabricante, nuestro Creador. 

No existe ninguna otra manera que nos conozcamos a nosotros mismos sino conociéndole a El y solo por medio de Su Santo Espíritu iluminando nuestro entendimiento entenebrecido.
Gracias a Dios por Jesucristo podremos escuchar Su Voz en el libro de San Marcos capítulo 1 verso 15:
"El Reino de los cielos se ha acercado, por tanto, Arrepiéntanse y Crean en las Buenas Nuevas de Salvación (Evangelio)"
Gracias a Dios por habernos enviado a Su Hijo a un pesebre de madera y para vivir la Perfecta Vida que jamás nosotros podremos vivir aquí, y pagar por nosotros con el Perfecto Sacrificio en la Cruz de madera por causa de nuestros pecados y rebeldía delante de un Dios Santo y Justo que está obligado a ejercer Su Justicia castigando toda maldad! 
Ya fuimos liberados de la Ira y Juicio venideros!

Celebremos a Jesucristo' 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

por favor escribe comentarios que EDIFIQUEN