La Reunión General de los Domingos inicia a las 10:30 am

domingo, 15 de diciembre de 2013

El Mayor Obstáculo a la Felicidad Personal

clip_image001

Por David Murray

La mayoría de la gente piensa que pecar es el mejor camino a la felicidad. De lo contrario, ¿por qué tantas personas pasan sus días pensando cómo pecar más y mejor?

Sin embargo, el pecado es el mayor enemigo de nuestra felicidad, como el puritano Ralph Venning demostró convincentemente hace muchos años. Su enseñanza se resume a continuación, pero su objetivo en todo esto fue mostrar que el pecado está directamente “en contra del bien del hombre, tanto presente como futuro, aquí en este tiempo y en delante hasta la eternidad, en esta vida y en el mundo que es ahora y en el venidero. Está en contra de todo y cada bien del hombre, y contra el bien de todos y cada uno.”

1. Está en contra de Dios y, por tanto, en contra de nosotros mismos.. El pecado es nuestro enemigo, ya que está en contra de Dios, y nos separa de Dios, quien es nuestro mayor bien y gozo.

2. Está contra el bien de nuestro cuerpo. Se ha corrompido nuestra sangre, ha hecho nuestros cuerpos mortales, haciéndonos responsables y de ese modo viles. Antes de que este cuerpo sea colocado en el sepulcro, se está languideciendo, en un consumo continuo, y muriendo a diario, además de todos los peligros que lo acompañan desde afuera.

3. Está contra del bien de nuestra alma. Una injusticia cometida contra el alma es mucho más dolor al hombre que un mal hecho al cuerpo. Nada más que el pecado agravia el alma de un hombre, y no hay pecado que no lo haga.

4. Está en contra de nuestro bienestar en esta vida. Se nos priva de nuestro medio de vida, y de aquello que hace digno nuestro tiempo para vivir. El pecado está contra el bien temporal de los hombres, ya sea alejándolo de ello, o maldiciéndole.

5. Está en contra de nuestro descanso y alivio. Aumenta nuestro trabajo, lo hace más difícil, reduce nuestro descanso, y perturba incluso nuestro sueño.

6. Va en contra de nuestro consuelo y gozo. Tanto el trabajo como los niños, las áreas que deberían haber estado llenas de satisfacción y alegría, producen dolor y afán en todos nuestros días.

7. Va en contra de nuestra salud. Es la fuente de todas las enfermedades y dolencias.

8. Está en contra de una conciencia tranquila. Su culpabilidad perfora profundamente y dolorosamente.

9. Está en contra de nuestra belleza No había tal cosa como la vanidad o la deformidad hasta que el pecado entró, todo era precioso antes, y el hombre estaba por encima de cualquier cosa en el mundo inferior.

10. Está contra de la convivencia amorosa y armónica del alma y del cuerpo. Ellos estaban felizmente casados ​​y vivían con amor juntos por un tiempo, hasta que el pecado sembró la discordia entre ellos, y los sacudió. Ahora hay más de una pelea entre cuerpo y alma, entre el sentido y la razón, que avanzan en direcciones diferentes, hay una guerra auto-civil.

11. Está en contra de nuestras relaciones. Nuestro consuelo o tristeza se encuentra mucho en nuestras relaciones, pero ahora aquello que se había hecho para ayuda demuestra con demasiada frecuencia un obstáculo.

12. Está en contra de nuestro ser. El pecado pretende no sólo que no debemos estar bien, sino que no debemos estarlo en absoluto. ¡Cuántos vientres estrangula! ¡Cuántos abortos involuntarios y abortos provoca! El hombre apenas comienza a vivir, pero él comienza a morir.

13. Está contra nuestra buena moral. Se ha profanado y envilecido nuestro cuerpo y alma, utilizando cada uno para propósitos de inmundicia.

14. Está en contra de todas las facultades, sentido, y miembros de nuestro cuerpo: no es cualquier facultad la que el pecado ha contaminado, sino, como un veneno muy potente, que absorbe y come a través de todos ellos, de modo que mientras que todo era santo, y santidad al Señor, ahora es malvado, y el malvado contra el Señor.

15. Va en contra de nuestra memoria. Cuan traicionera es nuestra memoria respecto a lo bueno! pero por desgracia es demasiado tenaz respecto al mal!

16. Va en contra de nuestra comprensión. Ha cegado nuestro entendimiento, y nos ha hecho ignorantes. Se ha depravado nuestro entendimiento, y nos ha hecho tontos.

17. Está contra nuestra bien en la vida venidera. Si el pecado sólo hubiese perjudicado el hombre en esta vida, que es sólo por un momento, no habría sido tan grave. Pero los efectos de miseria del pecado son eternos: si la misericordia no lo impide, el malvado morirá y resucitará para morir otra vez, la segunda y la peor muerte.

¿Desea ser feliz? Señale al pecado como su mayor enemigo, no su mejor amigo. Es el mayor obstáculo para su felicidad en todos los sentidos.

Y es por eso que AMAMOS el nombre de JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados (Mateo 1:21)! Nadie en el universo ha hecho más para promover la felicidad que Jesús. Él nos salva de los mayores enemigos de nuestra felicidad, y nos salva a una felicidad santa y feliz santidad para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

por favor escribe comentarios que EDIFIQUEN