La Reunión General de los Domingos inicia a las 10:30 am

lunes, 22 de julio de 2013

Hacer Discípulos es Cristianismo Ordinario

clip_image002

Por Erik Raymond

¿Cuál es su trabajo como un cristiano? Si Dios te ha dado una descripción del trabajo para la vida cristiana, ¿cual le pondría?

En el centro de trabajo del cristiano esta la tarea del discipulado. Leemos esto claramente en nuestras palabras antes de la ascensión del Señor:

Y Jesús se acercó y les dijo: “Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos de[h] todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.” (Mt. 28:18-20)

¿Qué significa hacer discípulos? Un discípulo es un aprendiz y un seguidor de Jesús. Cuando hacemos discípulos estamos trabajando para ver a las personas que no siguen a Jesús venir a seguirlo(conversión) y luego enseñándoles a seguir fielmente a Jesús en todas las áreas de su vida (madurez).

Muchos cristianos escuchan esto y luego lo guardan en el gabinete del idealismo. Claro, me gustaría discipular a la gente, pero realmente no puedo. Se sienten como que el discipulado está por encima de su nivel salarial. ¿Es esto cierto? ¿Es el discipulado algo que sólo los pastores, los ancianos y los “maduros” hacen? ¿O es para todos?

Este es mi punto principal: hacer discípulos es el cristianismo normal. Es fundamental para ello. Como el aprender a contar y decir su alfabeto en el ámbito natural, casi no hay parte de la vida cristiana que el discipulado no toque. En la medida en que el cristianismo es una comunidad de fe, es una fe que hace discípulos.

Puede haber una docena de diferentes paradigmas que vuelan alrededor cuando usted oye el discipulado. Algunas personas insisten en la lectura de un libro, se reúnen para tomar un café, comer una comida, hacer ejercicio, etc. Todo esto puede ayudar a la obra de discipulado, pero no son un requisito previo o para la sustancia necesaria de la misma. Jesús nunca nos dio un programa de discipulado, pero él nos dio su ejemplo y un amplio mandato, de largo alcance para hacerlo. Como resultado, tenemos una gran libertad y una gran carga por el discipulado.

¿Qué aspecto tiene? Cuando Jesús nos manda a hacer discípulos se propone que vivamos nuestras vidas en obediencia a él en presencia de otras personas (creyentes y no creyentes). Esta vida intencional pretende mostrar a los demás el valor y el poder de Cristo. En pocas palabras, dejamos que la gente vea cómo vivimos la fe cristiana.

Permítanme darles algunos ejemplos:

El Discipulado ocurre cuando un hombre quiere casarse, pero no tiene un plan de juego para saber cómo hacerlo. Él le pide a otro hermano orientación y ayuda. Este hermano se lo lleva a un almuerzo y conversa a través de algunos principios bíblicos y prácticos. A continuación, se compromete a orar por él, esta disponible para preguntas y reunirse de vez en cuando para hablar de su progreso.

El Discipulado ocurre cuando una madre con dos niños pequeños se le cae algo que ella tomó prestado de otra hermana en la iglesia. Durante el intercambio se ponen a hablar y la joven madre expresa sus sentimientos de fatiga y falta a la altura de sus normas percibidas de la maternidad. La otra mujer la escucha, le recuerda la Escritura, ora con ella, y luego continúa juntándose con ella para estimularla en el evangelio.

El Discipulado ocurre cuando un padre señala una señora ligera de ropa y le dice a sus hijos adolescentes que lo que ven no es belleza. Él les explica qué es la belleza, ya que se relaciona con el carácter de Dios y su voluntad. Él continúa cantándoles, mostrándoles y resaltando la verdadera belleza en la que Dios se deleita (1 Pe. 3:3-4).

El Discipulado ocurre cuando un hermano se da cuenta de que otro hermano está esforzándose después de su trabajo y deja de lado a su familia y ministerio. Él se pone al lado de su hermano para recordarle el tesoro verdadero y duradero, y la perspectiva adecuada sobre el trabajo.

El Discipulado ocurre cuando una madre está en el parque con sus hijos. En un momento los niños se comportan rebeldes y ella pacientemente, gentilmente pero fielmente, disciplina a sus hijos. Hay muchos ojos mirando a su alrededor. Tanto la mujer creyente y la incrédula están intrigadas. Las conversaciones comienzan y pronto el fruto del Espíritu señala al valor incomparable de Cristo.

El Discipulado ocurre cuando un ama de casa de la escuela rompe con el tiempo libre sólo para ir a la misma cafetería con la esperanza de hacer nuevos amigos y abrir las puertas para compartir el evangelio.

El Discipulado ocurre cuando una mujer soltera siente el descontento de otra mujer soltera por estar sola. Ella determina venir al lado de ella para estímulo de la bondad del evangelio.

Estos son sólo sucesos cotidianos y ordinarios. De hecho, yo los tome de la vida cotidiana de las personas en nuestra familia de la iglesia. Este es el trabajo ordinario que empuja a la iglesia por delante hacia la madurez, mientras que la protegen del naufragio espiritual.

Antes exhortaos los unos a los otros cada día, mientras todavía se dice: Hoy; no sea que alguno de vosotros sea endurecido por el engaño del pecado. Porque somos hechos partícipes de Cristo, si es que retenemos firme hasta el fin el principio de nuestra seguridad, (Hebreos 3:13-14)

El discipulado es la práctica común de los creyentes. Se podría decir que el cristianismo es más que el discipulado, pero no es menos. Somos guardianes de nuestros hermanos. Está en la descripción del puesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

por favor escribe comentarios que EDIFIQUEN