La Reunión General de los Domingos inicia a las 10:30 am

lunes, 13 de febrero de 2012

Reconoce que el Pecado es una Afrenta al Dios Santo y que Daña el Alma


7.5

La ofensa que, por el pecado, he cometido contra el Dios Santo.

Con infracción de la ley he deshonrado a Dios, * y he provocado al Santo de Israel *con amarguras. * Y esto que he hecho ha desagradado a Dios. *

Dios ha sido quebrantado a causa de mi corazón fornicario y mis ojos que han fornicado tras mis ídolos. *

Lo he tentado, lo he probado, y lo he disgustado en el desierto, * he sido rebelde, y he hecho enojar su Santo Espíritu, * y lo he apretado con mis iniquidades, como cuando aprieta el carro lleno de gavillas. *

He contristado al Espíritu Santo de Dios, con el cual fui sellado para el día de la redención. *

7.6

El daño que por el pecado le he hecho a mi propia alma y a su mayor provecho.

Por mis maldades fui vendido, * y al pecar contra ti, he defraudado mi alma. *

Mis iniquidades han hecho division entre Dios y yo, * y han apartado de mí el bien; * y por ellas, mi mente y conciencia están corrompidas. *

Mi propia maldad me ha castigado, y mi rebeldía me ha condenado, y no puedo evitar saber cuán malo y amargo es para mí dejar a Jehová mi Dios, y que su temor no haya estado en mí. *

¡Oh qué necios son los que se mofan del pecado! *

No hay comentarios:

Publicar un comentario

por favor escribe comentarios que EDIFIQUEN