La Reunión General de los Domingos inicia a las 10:30 am

lunes, 13 de febrero de 2012

Reflexionando a Isaías ...(15)

El Alto Costo Del Menosprecio


Isaías 5:24-30 NTV


El pueblo de Dios había sufrido la división en dos reinos: el del norte o Israel con Samaria como capital y el del sur o Juda con Jerusalen como ciudad principal.

El profeta Isaias proclama en este pasaje que a pesar de todas las condiciones sociales tan adversas en su pueblo y que de si mismo eran ya una opresión para muchos, El mismo llamará con un silbido a pueblos lejanos para dar un último golpe.

Así llegaría Babilonia al reino de Juda para conquistarlo del mismo modo que había ocurrido 125 años antes con Asiria oprimiendo al reino del norte o Israel.

La causa principal había sido una: haber menospreciado la Palabra de Dios y así dejado al Santo de Israel.


Cuando el profeta Natan confrontó al rey David de su pecado no le declaró el juicio de Dios por adulterio o por el asesinato de Urias sino por haber tenido en poco valor la Palabra de Dios - menospreciado- (2Sam 12:9,10).


Nosotros, Su pueblo el día de hoy, despreciamos Su Palabra cuando diariamente en cada toma de decisiones consideramos mas importante:


* el deseo personal acorde a nuestro interés
* el razonamiento de nuestra carne que nos dice que el fin justifica los medios
* el consejo de nuestro hermano mas querido en Cristo que busca "darnos por nuestro lado" para quedar bien con nosotros
* el escrito del falso "profeta" que leímos en su bestseller o escuchamos en la tv
* el consejo de nuestro amado Lider en la congregación cuando UNICAMENTE se basa en psicología humanista y no en el Mandato de Dios a nuestra situación
* en hacer lo que vimos que hizo en una situación similar tal o cual hermano en la fe

En todos estos casos estamos menospreciando la Palabra de Dios y asi a Dios mismo Quien es nuestro Señor y El podrá decidir la mejor disciplina para nosotros con la finalidad de exaltar Su Santidad y Justicia y obligarnos a volver a El porque sólo en El hallamos Palabras de Vida Eterna.


Quiera Dios concedernos arrepentimiento al ser reprendidos por Su Santo Espiritu sin necesidad de llegar a pasar lo que ocurrió en aquellos tiempos con Su pueblo.



En Su Servicio, Sólo Por Gracia

Roberto Perales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

por favor escribe comentarios que EDIFIQUEN